Herpes genital: cómo se transmite, síntomas, tratamiento y más

Herpes genital: cómo se transmite, síntomas, tratamiento y más

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) cuyo contagio se produce a través del contacto íntimo y que está causada por el virus del herpes simple. Ocurre con frecuencia en adolescentes y adultos con edades comprendidas entre los 14 y los 49 años, debido a que mantienen relaciones sexuales sin condón.

Aunque esta enfermedad no tiene cura definitiva, dado que el virus no logra ser eliminado del todo del organismo, su tratamiento sirve para el alivio de sus síntomas así como para evitar el surgimiento de las ampollas en la piel.

Cuáles son los síntomas del herpes de los genitales

La mayoría de las personas que se infectan con el virus del herpes simple desconocen que padecen esta enfermedad al no presentar sintomatología alguna o por el carácter tan leve de la misma.

Cuando se manifiestan, sus síntomas hacen acto de aparición ente 2 y 12 días tras la exposición al virus. Entre ellos sobresalen:

  • Dolor o picazón. Es posible sentir dolor y picazón con la simple palpación en la zona genital hasta que la infección desaparezca
  • Diminutas ampollas blancas o pequeñas protuberancias rojas. Lo normal es que aparezcan de unos días a unas semanas después de la infección
  • Úlceras. Pueden formarse cuando las ampollas se rompen, sangran o supuran. A veces provocan dolor al orinar
  • Es habitual la formación de costras en la piel al mismo tiempo que las úlceras van curando

Los brotes iniciales presentan síntomas parecidos a los de la influenza, no faltando ganglios linfáticos inflamados en la ingle, fiebre, dolores musculares y dolor de cabeza.

Herpes genital 1

Ubicación de los síntomas del herpes genital masculino y femenino

Las llagas aparecen una vez la infección ingresa en el cuerpo. La infección es susceptible de propagarse si, tras tocarse una llaga, el individuo se frota o rasga otra zona del cuerpo, lo que incluye los ojos.

Hombres y mujeres pueden mostrar llagas en las siguientes partes del cuerpo:

  • Muslos y glúteos
  • Boca
  • Ano
  • Uretra (conducto a través del cual la orina de la vejiga puede drenar al exterior del cuerpo)

Las mujeres pueden además tener llagas en la zona vaginal, en los genitales externos y en el cuello uterino, (o en el interior de ellos),  mientras que los hombres pueden tenerlas en el pene y en el escroto (o en el interior de ellos).

En cuanto a las conocidas y  frecuentes reapariciones de la enfermedad que nos ocupa, es correcto afirmar que los síntomas a menudo reaparecen de vez en cuando durante años. Ahora bien, mientras que algunas personas infectadas experimentan muchos episodios por año, en otras los brotes se dan con menor frecuencia según va pasando el tiempo.

Durante las mencionadas reapariciones, y poco antes del surgimiento de las llagas, puede notarse lo siguiente:

  • Ardor, picazón u hormigueo en el lugar en el que la infección ingresó la primera vez
  • Dolor en la parte baja de la espalda, en los glúteos y en las piernas

No obstante, la norma general es que las reapariciones sean bastante menos dolorosas que el brote original y que las llagas curen más rápidamente.

Cómo se transmite esta enfermedad venérea

Existen dos tipos de infecciones originadas por el virus del herpes simple que son causa del herpes genital:

  • Virus del herpes simple tipo 1. Se trata del tipo que causa generalmente herpes labial o herpes febril alrededor de la boca. Suele contagiarse por el contacto cutáneo y puede extenderse a la zona de los genitales mediante el sexo oral. Las reapariciones se dan con mucha menor frecuencia que las infecciones originadas por el virus del herpes simple tipo 2.
  • Virus del herpes simple tipo 2. Se trata del tipo que usualmente da lugar al herpes genital. Se propaga a través del contacto con la piel y del contacto sexual. Es un virus muy común y extremadamente contagioso, con independencia de que se tengan o no llagas.

En la medida que es un virus que muere con rapidez en el exterior del organismo, no es factible infectarse mediante el contacto con inodoros, toallas y otros objetos que sean utilizados por una persona infectada.

Entre sus factores de riesgo se encuentran:

  • El ser mujer. Las mujeres cuentan con más posibilidades que los hombres de resultar contagiadas por este tipo de herpes. El virus se transmite a nivel sexual con más facilidad de hombres a mujeres que al contrario.
  • El tener varias parejas sexuales. Cada pareja sexual adicional incrementa el riesgo de exposición al virus que lo provoca.

Las sugerencias para prevenir esta ETS incluyen el uso del preservativo de látex en los contactos sexuales. En el caso de que un miembro de la pareja tenga un brote de herpes tanto en la zona genital como en cualquier otra parte del cuerpo, abstenerse de mantener relaciones sexuales.

Herpes genital 2

Complicaciones del herpes localizado en la zona genital

Las complicaciones que se asocian con esta patología son:

  • Otras infecciones de transmisión sexual. Las llagas genitales incrementan el riesgo de transmisión o de contagio de otras infecciones de transmisión sexual, entre las que no faltan el SIDA.
  • Infecciones del recién nacido. Los bebés que nacen de madres infectadas están expuestos al virus durante el parto, lo que puede ocasionarles daños cerebrales, muerte o ceguera.
  • Problemas en la vejiga. En determinados casos, las llagas que se asocian con el herpes genital pueden llegar a provocar inflamación en la uretra. A veces, la inflamación puede cerrar la uretra durante días, requiriendo la inserción de una sonda que drene la vejiga.
  • Proctitis o inflamación rectal. Este tipo de herpes puede provocar una inflamación del revestimiento del recto, sobre todo en aquellos hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres.
  • En extrañas ocasiones, la infección originada por el virus herpes simple deriva en la inflamación de las membranas y del líquido cefalorraquídeo que rodean cerebro y médula espinal.

Tratamiento de este peligroso herpes

Su tratamiento suele ser a base de fármacos antivirales que ayudan a frenar la multiplicación del virus en el organismo, curando ampollas y heridas. Aparte, dado que las ampollas suelen ser muy dolorosas, es habitual la receta de pomadas o anestésicos locales que hidratan la piel, anestesiando la zona afectada y aliviando el malestar y el dolor.

Si te interesa, puedes seguir conociendo otras enfermedades de transmisión sexual. Por ejemplo, puedes continuar leyendo sobre la clamidia, puedes tener más información sobre el condiloma,  también puedes conocer la candidiasis en este enlace, la tricomoniasis en esta web, aquí puedes tener toda la información sobre la sífilis, y puedes conocer todos los detalles sobre la gonorrea en https://enfermedadesvenereas.online/gonorrea/.

Vídeo sobre los Herpes Genitales:

Fuentes y referencias: