Descubre qué son y cómo se tratan los condilomas

Descubre qué son y cómo se tratan los condilomas

Condiloma, condiloma acuminado o verruga genital es el nombre que recibe  una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más frecuentes en la actualidad. En concreto, es una lesión benigna causada por el virus del papiloma humano (VPH).

Si bien los tipos de VPH que causan esta lesión están considerados de “bajo riesgo oncogénico”, o lo que es lo mismo, no están relacionados con el cáncer, lo cierto es que hasta un tercio de las mujeres que padecen condilomas tienen una co-infeccción de “alto riesgo oncogénico» causada por otros tipos de VPH.

Página principal

Cuál es el aspecto de las verrugas genitales

La forma en la que suele presentarse un condiloma puede ser bastante variable. Con frecuencia, se observan lesiones o verrugas sobreelevadas de tamaño diverso (que van desde los pocos milímetros a varios centímetros) cuya superficie es rugosa y con una forma que se asemeja a la de una cresta de gallo o coliflor.

En cuanto al número de lesiones, es también muy diverso y va desde las pocos elementos (apenas se dan lesiones únicas) a las lesiones múltiples.

Tales lesiones se dan en la vulva (incluyendo labios mayores, menores, introito y clítoris) pero se observan también en muchas ocasiones en el área perianal o anal, en la vagina y en el cuello del útero. Con una frecuencia menor, afectan a otras áreas mucosas como la boca u orofaringe.

Existen gran cantidad de lesiones en el área genital que se pueden manifestar de manera parecida a los condilomas, es por ello que ante cualquier lesión vulvar de estas características se hace necesaria la consulta médica.

Condilomas 1

Principales síntomas del condiloma acuminado

Por regla general, las lesiones a las que nos estamos refiriendo suelen ser asintomáticas. No obstante, según su tamaño, número y localización, son susceptibles de provocar leves síntomas entre los que se encuentran la sensación de irritación o la inflamación, el escozor y el picor. Con menor frecuencia, puede manifestarse también dolor o hasta sangrado al mantener relaciones sexuales.

A menudo, el mayor impacto de esta enfermedad en los pacientes y en sus parejas reside en las implicaciones sexuales que acarrea y en los aspectos psicológicos que derivan de su naturaleza, entre los que están la vergüenza, la ansiedad y la preocupación ante la posibilidad de transmisión.

Cómo se diagnostican estas lesiones

El diagnóstico de los condilomas se suele realizar mediante la simple exploración física. Es raro que el médico precise la realización de una biopsia para confirmar lo que a simple vista es fácilmente constatable. Únicamente se lleva a cabo la mencionada prueba en el caso de que la paciente no responda al tratamiento o se sospeche la existencia de otras lesiones o el carácter maligno de la infección.

A la totalidad de las pacientes que presentan condilomas en los genitales externos se les realiza una completa evaluación de su tracto anogenital, es decir, de vagina, cuello del útero, perineo y región anal.

El fin de la indicada evaluación no es otro que el poder descartar que existan más condilomas localizados en el área genital o lesiones premalignas que se asocian a la co-infección causada por otros virus de alto riesgo.

Tratamiento de las verrugas localizadas en la zona genital

En la actualidad existen multitud de tratamientos para los condilomas gentiales. El más adecuado será elegido por el especialista en función de una serie de factores como son:

  • Las características de las lesiones (localización, número…)
  • Las características de la paciente (gestación, edad…)
  • Los posibles efectos secundarios de cada uno de los tratamientos
  • Las preferencias de la paciente (en la medida de lo posible)

Dicho esto, hay que partir de la base de que algunos tratamientos van a poder ser aplicados por la propia paciente mientras que otros van a precisar su aplicación por parte de personal sanitario.

Tratamientos aplicados por la propia paciente

Poder autoaplicarse sustancias tópicas sobre las verrugas supone una comodidad y una ventaja muy importantes para las pacientes. Según la acción de cada fármaco vamos a poder distinguir entre:

  • Fármacos citotóxicos. Son los aplicados de modo selectivo sobre los condilomas, destruyéndolos de modo directo.
  • Fármacos inmunomoduladores. Son los aplicados sobre las verrugas y zonas afectadas, estimulando al sistema inmunitario con el fin de eliminar el VPH y las lesiones que de él derivan. Es un tipo de tratamiento que cuenta con la ventaja de actuar frente a los condilomas pero también frente al virus que todavía no ha llegado a provocar las lesiones (infección subclínica).

Tratamientos aplicados por el personal sanitario

Estos tratamientos implican la destrucción o la extirpación de las lesiones a través de diferentes métodos. Se pueden realizar en la propia consulta médica o en el quirófano. En función del tipo de tratamiento de que se trate pueden clasificarse en:

  • Extirpación quirúrgica de las verrugas
  • Destrucción de las verrugas con métodos físicos. Entre ellos sobresalen el láser de CO2, la electrocoagulación o destrucción por calor o fulguración y la crioterapia o destrucción por congelación
  • Destrucción de las verrugas con agentes químicos. A estos efectos, el fármaco que más se utiliza es el ácido tricloroacético

Este tipo de tratamientos están indicados en condilomas con un tamaño considerable, demasiado extensos o que afectan a múltiples áreas del tracto genital. Igualmente se indican siempre que hayan fallado los tratamientos aplicados por la paciente o en específicas situaciones como el embarazo.

Condilomas 2

Cómo prevenir la transmisión del VPH

El preservativo es el método anticonceptivo de barrera más recomendable a la hora de prevenir la transmisión del VPH y, por ende, de los condilomas. Pese a ello, su utilización no garantiza una prevención total frente a estas lesiones, dado que no llega a cubrir la totalidad de las zonas del área genital que contactan durante las relaciones sexuales.

Es por ello que, el mejor método de prevención de esta enfermedad es la administración de vacunas frente al VPH y más concretamente la vacunas que contienen los tipos 6 y 11 de VPH. Al tratarse de vacunas preventivas, son especialmente eficaces en aquellas mujeres que aún no han contactado con estos virus. Esta es la razón de que estas vacunas estén incluidas en el calendario de vacunaciones de las niñas que aún no han alcanzado la edad de inicio en las relaciones sexuales.

Las ETS se dan con bastante frecuencia y algunas de ellas pueden ser muy graves para la salud. Por lo tanto, es conveniente conocer sus síntomas y causas, y poder prevenirlas. En esta página puedes leer toda la información sobre el sida, en este enlace puedes saber todo sobre la clamidia, en esta web puedes saber todo sobre el herpes genital, aquí tienes toda la inforamción sobre la candidiasis.

Otros ejemplos sobre este tipo de infecciones y enfermedades son la tricomoniasis, de la que puedes saber todo en este enlace, la sífilis de la que puedes saber más, y la gonorrea, de la que puedes tener más información.

Vídeo sobre los condilomas:

Fuentes y referencias: