Qué es la candidiasis y cómo tratarla

Qué es la candidiasis y cómo tratarla

La candidiasis, candidosis o moniliasis es una infección que está causada por un excesivo crecimiento del hongo Candida albicans que normalmente ocurre cuando existe un debilitamiento del sistema inmune o se administra un tratamiento con antibióticos, por ejemplo.

Este tipo de infección, que surge tanto en hombre como mujeres, tiene cura y es el tratamiento a base de pomadas o remedios destinados a la eliminación de los hongos que provocan la enfermedad la que acaba con ella y con sus molestos síntomas.

Volver a inicio

Cuáles son los síntomas de la candidosis y quién puede padecerla

Entre los principales síntomas de esta infección por hongos se encuentran:

  • La inflamación y el enrojecimiento de vulva y vagina
  • Las alteraciones en el flujo vaginal, que puede volverse espeso, blanco y abundante
  • Las fisuras
  • El ardor y prurito en los labios y en la vagina
  • El dolor al miccionar
  • El dolor al mantener relaciones sexuales

En líneas generales, las infecciones vaginales afectan mayoritariamente a mujeres de todas las edades y constituyen una de las razones principales de las consultas de Atención Primaria. No en vano, se estima que en torno a un 75% de las mujeres experimentan como mínimo un episodio de vulvovaginitis a lo largo de su vida y, alrededor del 40-50%, un segundo.

De estas infecciones, al menos un 25% se corresponden con candidiasis, el tipo de vulvovaginitis más prevalente en Europa y el segundo en Estados Unidos.

Candidiasis 1

Qué factores causan la vulvovaginitis por Candida

La flora bacteriana, que también se conoce como microbiota vaginal, es un conjunto de virus, bacterias y hongos que habitan en esa zona del cuerpo, evitando que proliferen en la misma organismos patógenos que producen infecciones y problemas vaginales.

Pues bien, cuando se da un episodio de candidiasis, la infección se desarrolla dado el excesivo crecimiento del hongo Candida albicans, al que ya nos hemos referido, si bien existen más de 100 especies de Candida susceptibles de provocar todo tipo de problemas e infecciones vaginales. En este sentido, son especialmente conocidas la Candida glabrata y la Candida tropicalis.

Entre los factores de riesgo capaces de desarrollar alteraciones en el seno de la microbiota vaginal, provocando una candidiasis sobresalen:

  • El uso de antibióticos de amplio espectro
  • El estado de gestación de la mujer
  • El uso de anticonceptivos orales
  • El padecimiento de diabetes mellitus mal controlada
  • El debilitamiento del sistema inmunitario a causa de una enfermedad como pueda ser el VIH, del que puedes saber todo en este enlace, o el lupus sistemático, la toma de esteroides o la recepción de un tratamiento de quimioterapia
  • La promiscuidad sexual. Si bien la candidiasis no es una en puridad una infección de transmisión sexual, lo cierto es que sí está relacionada con una alta frecuencia en la actividad sexual

Tipos de moniliasis

Esta infección es calificada por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) en:

  • Candidiasis vulvovaginal (CVV) no complicada
  • Candidiasis vulvovaginal (CVV) complicada. Entre un 10 y un 20% de los casos pertenecen a esta categoría. Puede ser recurrente (alcanzando hasta 4 o más episodios en el año) y está causada por Candida no-albicans, en aquellos pacientes con diabetes no controlada o en pacientes inmunodeprimidas
  • Candidiasis vulvoganinal (CVV) causada por especies resistentes

Candidiasis 2

Diagnóstico y tratamiento de esta infección

El diagnóstico de esta infección es clínico, si bien en ocasiones precisa el respaldo de un examen directo de las escamas o de un cultivo micológico.

Por lo general, los síntomas suelen desaparecer por completo con la administración del tratamiento adecuado, cuya duración ronda unos 15 días y que es absolutamente indoloro. La mayoría de las veces consiste en la aplicación de pomadas antimicóticas de modo directo en la vagina durante al menos una semana.

Tales pomadas suelen aplicarse hasta dos veces al día o según las indicaciones del ginecólogo, siendo lo más cómodo su colocación antes de dormir. Durante el tratamiento, resulta fundamental no mantener relaciones íntimas, mucho menos aún sin preservativo.

En ocasiones, existe la posibilidad de usar un comprimido antimicótico, como pueda ser el comercializado bajo el nombre de Fluconazol, en una dosis oral única o en 3 dosis. Aparte, en situaciones de candidiasis recurrente se hace imprescindible la toma de un comprimido, una vez por semana, durante 6 meses.

Está comprobada tanto la eficacia de los comprimidos por vía oral como de las pomadas. No obstante, se constata una más rápida disminución de los síntomas cuando el tratamiento se lleva a cabo directamente en la vagina mediante pomadas, óvulos o comprimidos.

Por último cabe recordar que esta infección es muy común en embarazadas y en mujeres con el sistema inmune débil, siendo algunas de sus causas principales un excesivo uso de antibióticos o corticoides, los malos hábitos higiénicos o la diabetes, circunstancias todas ellas que facilitan el crecimiento de los hongos, dando lugar a una infección molesta pero curable.

Existen muchas otras enfermedades de este tipo que se dan diariamente. Otras ETS conocidas son la gonorrea, de la que puedes saber más, la tricomoniasis, de la que puedes leer más, la sífilis, de la que puedes saber todo en este artículo, la clamidia, de la que puedes saber todo aquí, el condiloma, del que puedes saber todo en esta web, y el herpes genital, del que puedes tener información en https://enfermedadesvenereas.online/herpes-genital/.

Vídeo sobre qué es la Candidiasis:

Fuentes y referencias: